Realidad Onírica


Lista de la compra
mayo 24, 2009, 2:25 am
Filed under: Poesía

1014_Papel-arrugado

 

Perdone:

deseo un kilo de alegría.

 

Disculpe señorita, no podemos complacerle

solamente disponemos de tarros de egoísmo,

paquetes de amargura

y bolsas de impaciencia.

 

Pero yo simplemente quiero un kilo,

un kilo de alegría,

unos gramos de felicidad.

¿No sabe dónde puedo encontrar un poco?

 

Quizás todos los mercados

hayan agotado existencias

pero si busca bien

se dará cuenta de que hay pocas personas que no se la ofrezcan.

No se fije sólo en aquellas que han obviado apuntarlo

en su lista de la compra.

 

 

 

ÁngelaAlonso



La vida ese paréntesis
mayo 19, 2009, 12:31 am
Filed under: Poesía

Cuando el no ser queda en suspenso
se abre la vida ese paréntesis
con un vagido universal de hambre

somos hambrientos desde el vamos
y lo seremos hasta el vámonos
después de mucho descubrir
y brevemente amar y acostumbrarnos
a la fallida eternidad

la vida se clausura en vida
la vida ese paréntesis

también se cierra incurre
en un vagido uiniversal
el último

y entonces sólo entonces
el no ser sigue para siempre

Mario Benedetti

…por suerte, los poetas nunca mueren



Hiperbreves
agosto 6, 2008, 12:39 am
Filed under: Microrrelatos, Narrativa, Poesía, Reflexiones

Optimismo

Ayer lloré…

pero he decidido que ya no, si, eso es, ya no voy a llorar nunca más.


Se acabó el picar cebolla en esta casa.

Conciencias marchitas

En la isla de los melocotones podridos

podridos están los corazones

no caben sonrisas

ni tampoco cítricos.

Protección solar

Dices que tu vida te ahoga, que estás agotada y que al final terminas “quemada”…

pues no vamos más a la playa y listo.

Para los desamores, cambio climático.

Cada vez que salga el sol piensa en él,

verás que pronto lo olvidas.

Ángela Alonso Moreno



EL DESMAYO. 21 de marzo de 1994
mayo 28, 2008, 11:22 pm
Filed under: Poesía

La imagen me viene a la memoria como una ráfaga
de dolor y de oro.
16 años, Mario, de cabeza pelada, tormenta de amarillo
su cuerpo derrumbado,
allí los largos brazos en el suelo, las piernas traicionadas
de atleta submarino,
allí, allí, en el suelo del pasillo,
competencia del hueso y la verdadera dureza de la
tierra,
el olor confuso y oscuro de la juventud y la belleza
confundido con la quieta propietaria de la enfermedad.
Nosotras le tomábamos el pulso y le llamábamos para
que regresara del pozo de la luna.
También el celador tuvo un gesto de amor al recogerlo
del suelo
y abrazarlo
para ponerlo en la silla de ruedas y llevarlo a su
cama…
¡Qué desmayo arqueado!, colgando la cabeza, esquivando
el espacio de la muerte
para llegar a los ojos afligidos de su padre y la hermana
y abrirse a una visión de estrellas de ceniza.
Era el comienzo de la consecuencia que vendría después
de cerrarse la habitación y aparecer la madre
absolutamente consumida por el llanto,
desgarrada
como un diverso animal que se movía sin saber dónde
ir,
buscándose la detención de las lágrimas
y venir hacia nosotras para decirnos, muerta de
convicción:
«Se me está apagando como una velita. Se me está
apagando. . . »

[CORREYERO, Isla, Diario de una enfermera, Fenice poesía, Huerga & Fierro Editores, Madrid, 1996]

“Para todos los que sufren en esta larga galería de la muerte”



abril 26, 2008, 2:56 pm
Filed under: Haiku, Poesía | Etiquetas:

Una aurora cólume de veraz sonrojo,

quiso tocarla y se aproximó tanto

que desde entonces para ella el solsticio

ya no es lo mismo…está enamorada.

Ángela Alonso



.Incomprensión de mis propias comprensiones.
abril 5, 2008, 1:56 am
Filed under: Poesía

Hoy es uno de esos días negros,

esta ha sido una de esas semanas negros,

este esta siendo uno de esos meses negros…

Pienso, intento razonar, ¿demasiado? tal vez,

dudas, melancolía, anhelos del pasado,

pasado… ¿Porqué cuando escribo la palabra pasado en algún poema los ojos

se me llenan de agridulces lágrimas?

Quiero que todo se acabe, volver a empezar…

y es posible que nadie entienda todas estas cosas que salen de mi cabeza después de otro de mis días duro.

Es posible que mañana cubra de nuevo todo con un disfraz de sonrisa,

o que otra vez se desborde el mar muerto que inunda mis ojos…

ya mi boca está cansada de recibir mensajes salados desde esos de arriba.

Pero que he de hacer? que más puedo hacer? o que tengo que evitar hacer?



febrero 28, 2008, 4:50 pm
Filed under: Poesía
LA CONDENA

El que posee el oro añora el barro.
El dueño de la luz forja tinieblas.
El que adora a su dios teme a su dios.
El que no tiene dios tiembla en la noche.

Quien encontró el amor no lo buscaba.
Quien lo busca se encuentra con su sombra.
Quien trazó laberintos pide una rosa blanca.
El dueño de la rosa sueña con laberintos.

Aquel que halló el lugar piensa en marcharse.
El que no lo halló nunca
es desdichado.
Aquel que cifró el mundo con palabras
desprecia las palabras.
Quien busca las palabras que le cifren
halla sólo palabras.

Nunca la posesión está cumplida.
Errático el deseo, el pensamiento.
Todo lo que se tiene es una niebla
y las vidas ajenas son la vida.

Nuestros tesoros son tesoros falsos.

Y somos los ladrones de tesoros.

   
                           Felipe Benitez Reyes